Home 5 Colaboración 5 Exposición: Exploraciones y raíces

Exposición: Exploraciones y raíces

Explorar a través del barro es una forma de conectar con la historia personal y la de nuestros pueblos. Explorar, sin olvidar lo que es importante para nosotras, para conectar con las raíces de nuestras familias y las de la gran familia alfarera, que se hunden en el tiempo.

En la Comunidad Alfarera de Aprendizaje exploramos de distintas formas: hacia adelante y hacia atrás, hacia afuera y hacia adentro; a veces exploramos con rumbo y a veces sin destino, a veces con método y a veces por puro juego; exploramos con las manos, el cuerpo, la palabra y el barro.

Buscamos nuevos caminos confiando en lo que ya sabemos hacer, apoyadas (mujeres y hombres) por lo profundo de nuestros saberes y por la riqueza de nuestra tradición, que se hace visible a través de nuestras manos.

Durante 12 meses en 2018-2019, alfareras y alfareros de Amatenango del Valle, San Bartolo Coyotepec, San Marcos Tlapazola, Santa María Atzompa, Pochutla, Reyes Metzontla y Tonaltepec nos encontramos como Comunidad Alfarera de Aprendizaje para descubrir nuevas herramientas de creación: el horno tradicional mejorado, construido de manera colectiva; la copia, la escala, la proporción y el estilo para diseñar nuevos productos; el preguntar y preguntar para descubrir lo que uno quiere saber; y usar el cuerpo para entender cosas que son difíciles, entre otras.

En esta exposición quisimos mostrar lo que sucede cuando un grupo de alfareras y alfareros nos reunimos a compartir libremente, en un espacio de confianza, colaboración y hermandad. Un espacio donde todos, hombres y mujeres, somos iguales, donde todos tenemos algo que enseñar y todos aprendemos.

Nos sentimos contentas y orgullosas de compartir un poquito de este camino de transformación que ha tenido efectos profundos en nuestro trabajo y nuestras familias, y que nos ha unido como comunidad. Esperamos que inspire a otras a participar.

Agradecemos a todos los miembros de la Red Valle de Huajes, al maestro Domingo Martínez y Judith Chaffe, del Centro de Estudios Alfareros en Puebla, a Taro y Natsumi que generosamente nos prestaron los espacios del Restaurante Kintaro Ramen Ya! y a todos los amigos que ofrecieron algo para darle vida a esta exposición.